¿Se puede Ser Felíz Después de una Infidelidad? 5 Consejos de Terapia de Pareja

Hoy queremos contarte que SI se puede volver a ser feliz después de una infidelidad. Aunque lleve tiempo y mucho esfuerzo… Si están dadas las circunstancias “el sol siempre sale después de la tormenta”.

El engaño dentro de una relación es un tema controversial, no solo por el rompimiento que implica a los acuerdos de exclusividad de la pareja, sino porque muchas personas creen que no se puede superar y no volverán a ser felices juntos después de una infidelidad. Esto deja solo dos posibilidades para quien es traicionada/o: proponer la separación o una larga y pesada vida llena de sufrimiento.

httpv://www.youtube.com/watch?v=shorts/GRMlNqKoCTM
Reflexiones para superar una infidelidad: ¿Se puede ser feliz después de una infidelidad? Consejos de Terapia de Pareja

En nuestro servicio de terapia de pareja nos encontramos a diario a matrimonios y noviazgos cuyas relaciones se ven amenazadas por engaños, mentiras y traiciones, que hacen tambalear la confianza (el pilar fundamental de toda relación sana). Debemos demostrarle a ambos integrantes de la relación que hay otro camino posible y no menos difícil: el de la “reparación emocional” del vínculo.

5 Consejos para Ayudarte a ser Feliz Después de Sufrir un Engaño Amoroso

  1. Mantén espacios de recreación: ir al gimnasio, mirar películas o frecuentar a tu familia y amistades.
  2. No dudes de lo que vales como persona: una infidelidad no significa que no seas lo suficientemente atractivo/a o bueno/a para tu pareja.
  3. Dedícate tiempo: haz pequeñas cosas en el día a día que te generen bienestar.
  4. Controla tus pensamientos: no permitas que las ideas sobre la infidelidad te acompañen todo el tiempo.
  5. Busca la ayuda profesional de psicólogos especializados: comenzar un espacio de Terapia Individual Online y/o de pareja te brindará herramientas para superar esta crisis.
ser feliz después de una infidelidad

¿Cuánto tiempo lleva ser feliz después de una infidelidad?

Aquí es difícil dar una respuesta exacta, cada individuo es distinto y no a todos les lleva el mismo tiempo recobrar la felicidad después de haber sido engañado.

Sin embargo, en nuestra experiencia clínica de terapia con distintos tipos de parejas y matrimonios, hemos encontrado que un proceso de sanación luego de una infidelidad depende de cuándo lleguen a consulta los pacientes, de cuán avanzada sea la crisis de desconfianza.

¿Cuánto tiempo se tarda en superar una infidelidad?

Podríamos aproximar que se tarda entre seis meses y dos años en superar una infidelidad. Aunque advertimos que la cicatríz va a quedar para toda la vida.

A menudo escuchamos cosas como: “perdone una infidelidad pero no puedo olvidar”. No es lo mismo una herida abierta, “infectada”, que una cicatríz bien curada.

Por eso recomendamos comenzar lo antes posible con el proceso de terapia de pareja, para minimizar el dolor y enseñar a la pareja técnicas psicológicas para superar la infidelidad, volver a ser felíz y lograr lidiar con las secuelas de la traición amorosa.

El tiempo que lleva ser felíz después de una infidelidad de pareja depende de:

  1. Cómo se ha enterado la persona engañada de la infidelidad.
  2. Cuánto tiempo juntos lleva la pareja.
  3. Si hay hijos/as en común.
  4. Por cuánto tiempo ha sido el engaño.
  5. Qué tipo de infidelidad fue (laboral, virtual, emocional).
  6. Si ha sido el primer engaño en la historia de la relación.
  7. Con quién ha sido infiel la pareja.
  8. En qué momento de la historia matrimonial ha ocurrido la traición.
  9. Experiencias de infidelidad en relaciones anteriores.
  10. Historia familiar.

También te puede interesar leer nuestro articulo ¿Cómo aprender a ser feliz sin pareja?.

Como verás son muchas las variables que se tienen en cuenta para comprender por qué a ciertas personas le lleva menos tiempo superar una infidelidad y a otras más.

Entendiendo que también la clave está en el compromiso que la persona traicionada y la persona que traicionó tengan con respecto a reconstruir la relación luego de escoger continuar juntos.

Hay quienes dicen querer remediar el dolor que causaron en su pareja, pero no demuestran esto en acciones, y por ende el tiempo de sanación luego de la infidelidad será mucho mayor o infructuoso.

Esto podría iniciar un espiral de discusiones e infelicidad que puede llegar a terminar la relación más adelante, incluso cuando se había optado inicialmente por apostar en superar la crisis luego de la traición.

En cambio, existen personas que demuestran a diario su arrepentimiento y su dolor por saber que han lastimado a un ser amado y en estas situaciones el proceso será más rápido.


TEST de Pareja GRATIS disponibles en nuestra web:


Artículos recientes sobre Terapia de Pareja en linea:


Volver a ser feliz después de descubrir una traición amorosa

Para lograr superar la crisis después de descubrir la traición amorosa y ser feliz a pesar de la infidelidad, es fundamental tener el apoyo pleno de quien traicionó. La pareja traidora tiene un rol fundamental en el proceso de sanación.

El “apoyo” de quien traicionó deberá contar con tres elementos: un arrepentimiento genuino sobre lo que sucedió, honestidad total y el compromiso de adherir a un proceso doloroso de reparación en terapia junto con su pareja afectada.

El traidor o traidora deberá además, enfrentar su verguenza frente a la familia y amigos, y los embates frecuentes de su pareja cuya herida por la infidelidad continuará abierta por un tiempo más.

¿Saber por qué sucedió me hará volver a ser feliz después de una infidelidad?

No necesariamente saber por qué sucedió la infidelidad le permitirá ser feliz a quien fué traicionado.

En nuestra terapia explicamos a las parejas que si bien el impulso inicial nos lleva naturalmente a querer comprender por qué ocurrió la infidelidad, no es lo más apropiado en un comienzo. Si uno quiere reconstruir el vínculo, el primero de los pasos para superar una infidelidad es lograr sentirse contenida o contenido y reconstruir la confianza en la pareja que traicionó.

Lo cierto es que la infidelidad ocurre por muchas razones, ninguna de ellas es algo que la persona traicionada pueda entender en el momento inicial del trauma luego de descubrir una infidelidad.

Pero, ¿por qué hay personas infieles?

La traición amorosa puede ser motivada por el ego, un impulso momentáneo o el alejamiento emocional (desconexión emocional).

La falta de autocontrol, la necesidad de sentirnos deseados con más intensidad o poseer cierto poder/control sobre la relación y nuestras vidas, pueden ser también factores que lleven a alguien a cometer una infidelidad.

Algo que se encuentra como común denominador en las situaciones de infidelidad, es simplemente “tener la oportunidad”. Cuando la ocasión se presenta una y otra vez, con la promesa de un estímulo de vitalidad en nuestras aburridas rutinas, la tentación y el secreto hacen que sea algo difícil de negar, aparentemente sin consecuencias.

Nunca cruza por la mente de quien traiciona que va a ser tan caro el precio de sus actos ni que la felicidad de su pareja está en juego, hasta que sale a la luz el affaire y todo se desmorona.

Muchas veces, la disociasión de quien traiciona se vé en las mentiras que se repite una y otra vez a sí mismo o misma para tranquilizarse: “no significa nada para mí”, “nadie lo sabrá”, “no tiene nada de malo ni nada va a cambiar mientras nadie se entere”. Lo cierto es que en el momento en que comienzan a aparecer esas ideas, se da inicio al acto de infidelidad que después puede mantenerse por días, meses, años… Toda una vida.

Es por ese momento pequeño, inoportuno, de impulsividad egoísta, que cambia todo y en vez de buscar hablar con su pareja buscando solucionar las cosas, sin darse cuenta, tira por tierra lo construido durante años, o décadas: la confianza.

Se produce una suerte de “choque” entre el mundo de las personas reales, el amor y los problemas de la vida diaria, y este otro mundo “prohibido” de los amantes, donde todo es un sueño emocionante sostenido sobre promesas incomprobables.

¿Por qué la infidelidad nos hace infelices?

Cualquiera sea el motivo de un infiel para cometer su acto de traición, el costo emocional de esa aventura para las personas que están del otro lado, es devastador.

La infidelidad hace temblar la relación hasta los cimientos, la deja “a cielo abierto” sin un techo bajo el cual sentirse seguros, por lo menos por un tiempo.

Esta situación tan traumática hace que quien fue traicionado se sienta profundamente confundido y comience a cuestionarse todo, siendo incapaz de sentirse feliz ni satisfecho con la relación después de haber descubierto la infidelidad.

Se pone en jaque quién somos, quién fuimos, quién era realmente nuestra pareja, si tuvo sentido todo el tiempo, así como el dinero y recursos que invertimos en la relación.

Ya no hay más certezas: nuestra capacidad de sentir, ser afectuosos, confiar y hasta nuestra salud mental (saber que “no estamos” locos) se pone en duda.

Cuando dentro de un vínculo amoroso se acuerda mantener exclusividad sexual y emocional (relación monogámica), el engaño viene a romper ese acuerdo.

Y al traicionar un pacto, la persona que sufre la infidelidad recibe un shock traumático que trae consecuencias devastadoras en su vida personal.

La autoestima es dañada notablemente, a la vez que el enojo y la ira se hacen presentes con mucha frecuencia.

No hay espacios ni momentos en que los pensamientos sobre la infidelidad no estén presentes, lo que produce desgano y apatía. Ya no se disfruta de las actividades que antes generaban placer y el aislamiento comienza a hacerse presente. El miedo a ser juzgado y la vergüenza por la infidelidad hacen que la víctima de la traición deje de frecuentar sus vínculos y círculos sociales.

Y así poco a poco esa persona comienza a sentirse menos feliz, descargando toda su frustración en su pareja.

¿La infidelidad significa no ser feliz en la pareja?

No, no necesariamente quiere decir ser infeliz en la pareja o no estar satisfechos. Los seres humanos somos así, sabemos mentir. Es un error enorme el que comete quien es infiel a su pareja, pero no quiere decir que no se encuentre feliz con la relación o que no sienta amor por quien traiciona.

Ser infiel no lo transforma necesariamente en una persona despreciable, mentirosa o tramposa. Nunca se trata de blanco o negro, sino de un sinfín interminables de situaciones y posibilidades que llevaron a alguien a tomar una mala decisión.

Es más, generalmente en las consultas de consejería matrimonial vemos que la mayoría de las personas que escogen tener una aventura con un amante, aún refieren continuar estando enamoradas de sus parejas estables.

Pero cometieron un error, del cual generalmente se encuentran profundamente arrepentidos y no consideraban los efectos que esto podía ocasionar en sus parejas ni tenían presentes las consecuencias de sus actos.

Comprender el contexto complejo en el cual se dió la infidelidad, ayudará a la pareja a sanar y a asegurarse que las necesidades que quizás se encontraban insatisfechas en el o la infiel, aún pueden ser cubiertas por la relación primaria.

La necesidad de mayor conexión emocional y sexual, la falta de cuidados, cariño y afecto mutuo, las discusiones constantes, etc., suelen ser factores determinantes en inclinar a una persona hacia la infidelidad, pero no lo justifican. Estos factores son los que suelen quedar relegados con las obligaciones de la rutina familiar, el trabajo y/o los hijos.

¿Cómo volver a ser feliz después de una infidelidad?

Primero debemos de preguntarnos, ¿Puedo perdonar una infidelidad?. Si la respuesta es sí, pues entonces a trabajar duro para conseguirlo.

Las parejas que soportan estas situaciones, pueden tomarlas como una segunda oportunidad para prosperar y crecer juntos. La infidelidad se torna así como un punto de inflexión el cual posibilita reforzar las bases de la relación y hacerla resurgir más fuerte que antes.

Después de una infidelidad se puede ser feliz, pero para que esto suceda realmente, se requiere de enorme paciencia, un compromiso de hierro hacia la relación, honestidad y transparencia para reconstruir la confianza perdida.

En la terapia de pareja, entendemos que luego de una crisis de esta magnitud, la relación pasada “muere” y se debe hacer de cuenta que se trata de una “nueva relación”. Con diferentes acuerdos y objetivos más claros para ambos que permiten a cada cónyuge sentirse feliz nuevamente después de la crisis por infidelidad.

Es también un excelente momento para plantear insatisfacciones y visibilizar problemas que antes se encontraban postergados y abrir un espacio de diálogo más genuino y transparente.

En cambio, algunas parejas deciden romper con su vínculo después de un engaño porque sienten que ya no podrán volver a tener confianza en el amor. A veces una infidelidad puede tornarse un motivo de ruptura, pero vale aclarar que no es la única forma en que se puede dañar una relación.

La pareja puede que haya estado atravesando un período de crisis sostenido con falta de comunicación, peleas frecuentes, falta de intimidad física, críticas, negatividad etc. La infidelidad en estos casos, viene a ser un puñal que termina por acabar con el vínculo. Por más que la pareja desee continuar adelante junta, no hay recursos para sostener el arduo trabajo de reparación luego de la infidelidad.

Pero como dijimos anteriormente, otras tantas parejas toman esta crisis como una oportunidad para replantearse una nueva manera de vivir su pareja y volver a ser feliz después de una infidelidad.

Lo importante es no dejarse estar y pedir ayuda cuanto antes. El tiempo que se tarda en consultar, es una de las claves que utilizan nuestros terapeutas para predecir un resultado exitoso en la terapia de pareja por infidelidad.


Visita nuestro Instagram Psicología On The Go


¿Y si me vuelve a engañar?

A menudo, después de meses de tratamiento y de reconstruir la confianza, comienza la pregunta ¿Y si mi pareja me vuelve a hacer infiel? El miedo a ser lastimado/a nuevamente se hace presente y quien fue engañado/a teme que todo el trabajo hecho y el sufrimiento atravesado puede desmoronarse por completo si una infidelidad sale nuevamente a la luz.

A veces se cree que el hombre infiel no puede cambiar, y que la mujer infiel tampoco, que quien engañó una vez lo hará dos, o tres. Pero esto no es necesariamente así, en ocasiones basta con haber cometido un error una vez para que quien traicionó se de cuenta del daño ocasionado a su pareja y todo lo que ha podido llegar a perder por romper la confianza.

Es importante que quien traiciona re-asegure a su pareja de que no existe una tercera persona en su vida, y que no va a volver a suceder una situación similar en el futuro.

Si el affaire está realmente terminado, será su trabajo brindar a su pareja dolida una confirmación constante de su amor y compromiso. Es así que su intimidad y autonomía debe ser cedida, por lo menos por algún tiempo, en pos del trabajo de reparación después de la crisis de infidelidad.

La persona traicionada podrá permitirse tener acceso a sus mensajes, llamadas telefónicas, WhatsApp, redes sociales, ubicación exacta, qué está haciendo y con quién. Puede ser muy desgastante y agotador, pero es sumamente necesario para volver a darle coherencia a la incertidumbre y dudas que se despertaron luego del descubrimiento de la traición.

Es lógico que el temor de una nueva infidelidad se haga presente y las dudas aparezcan, pero es cuestión de tiempo y de más trabajo de ambos para superar poco a poco el miedo a ser traicionado/a nuevamente y que la relación se ponga en riesgo.

Conseguir ser feliz después de una infidelidad y superar el trauma

Nuestro equipo de consejeros matrimoniales sabe que se puede recuperar la alegría después de un engaño porque lo vemos a diario en los tratamientos con las parejas, aunque eso no quiere decir que si o si esa felicidad implique que el matrimonio continúe unido u opte por la separación.

En terapia de pareja, indicamos que la sanación y la posibilidad de ser feliz después de atravesar una infidelidad solo puede comenzar si la persona que ha tenido la aventura reconoce y muestra un arrepentimiento real respecto a lo que hizo.

Este dolor no debe ser solo por lo que causó en su pareja y su relación, sino por haber cometido la infidelidad en primer lugar. En este punto es muy importante que no se confunda la vergüenza que siente quien traicionó (de que el círculo social de la pareja se entere y le juzgue) con una aflicción genuina sobre lo que hizo.

Es bueno en este punto preguntarse y cuestionar si realmente se quieren y se aman. A veces las necesidades de las personas cambian y una relación no puede satisfacerlas más.

En estos casos lo mejor es emprender el camino de la separación para no alargar el sufrimiento y honrar los buenos momentos que se compartieron en la pareja, sin permitir que se vean opacados por un período gris, lento y amargo de infelicidad innecesaria.

Debemos entender que el estado de felicidad que experimentamos no depende sólo de los sucesos que nos acontezcan si no también de la interpretación que hagamos de estos y de las habilidades que desarrollemos para afrontarlos, en esto se basa el concepto de “resiliencia”.

Entendemos por resiliencia a la capacidad del ser humano de salir airoso y más fortalecido de una situación adversa.

Concluyendo, si se puede volver a ser felíz después de una infidelidad

Por lo tanto, si entendemos que de cualquier situación dolorosa que nos toque transitar, podemos aprender cosas nuevas, y confiamos en que contamos con herramientas para poder lidiar con lo que nos enfrentamos, no habrá nada que no nos pueda permitir volver a experimentar un estado de completo bienestar y felicidad.

Claro que todo lleva tiempo y debemos también entender que hay que ser tolerantes y pacientes mientras transitamos el camino del perdón, el autocuidado y el amor propio que implica la superación y volver a ser feliz luego de una crisis de infidelidad.

Aún las buenas personas toman malas decisiones que los convierten en algo que nunca creyeron que podían ser. Si bien una aventura es un momento traumático para un matrimonio o noviazgo, no tiene por qué definirlo. No hay nada escrito.

Sabemos que no es fácil afrontar un engaño pero si de algo estamos seguros es que se puede ser feliz después de una infidelidad, no dudes en consultar a los mejores psicólogos de pareja en español si estás buscando ayuda profesional, siempre estamos disponibles para responder tu consulta, sin compromiso.


Visita nuestro Instagram Psicología On The Go


Deja un comentario